Mis inspiraciones y algo más...


Aquí les espero; en sus momentos de ocio o en que decidan lanzarse a navegar por los mares infinitos de la cibernética... con un café imaginario sabor esperanza. Con palabras jocosas, reseñas cuantiosas, un sabroso entremés para su diario vivir o simplemente apoyo para esos momentos de necesidad, de alguna palabra de aliento y alimento para la cimiente y el alma. Ustedes deciden qué buscar, yo les aseguro que algo encontrarán entre las páginas de este humilde eterno aprendiz de soñador.

Un verdadero músico


también es un educador, tiene alumnos dondequiera y sin saberlo o sin quererlo, adquiere una gran responsabilidad.

Reflexión para el hermano que se va...


Las mejores cosas nacen en silencio y se desarrollan desde el silencio.

Naturalmente, tienen que echar a andar para encender su mecha. Irónicamente, a veces para que su luz se note tiene que ir lejos, a otros lares, porque entre los suyos no notan su peculiar chispa.

Aquel que busca caminos crea caminos, culmina hallando su lugar y dejando huellas que ayudaran a otros con su viaje, para ser también luz, reflejo, mecha, bálsamo o fuego. Paradoja lumínica, esa que lleva al hombre a brillar bajo un mismo cielo, una misma luna, las mismas estrellas, pero lejos del entorno de su formación, lejos de su lugar de origen, brilla para hombres nuevos, para sí, y para quien desee gozar de su presencia, su talento, su razón. No lo hace porque quiere, sino porque lo necesita, he aquí su gran valor.

A veces el destino suele bendecirles algo tarde según el hombre, cuando los suyos pueden apreciar sus logros en otros lados, orgullosamente les llaman suyos, pero eso es solo añadidura que el camino y el tiempo otorgan a sus hijos sacrificados que conocen como extranjeros y nosotros como nuestros. Extranjeros de una tierra que se supone sea de todos, en lugares divididos por barreras invisibles, creadas solo para el control y el poder de unos pocos. Esos extranjeros con el tiempo puede que se vean como extraños del mismo terruño que les vio nacer. Pero te aseguro hermano; que en el corazón de Dios no existe la palabra extranjero, eres hijo y tu heredad es el cielo. Aquí, a fin de cuentas, seamos mecha, luz, reflejo, voz, sonido... nuestro hermoso destino es volver a apagarnos, para dar la oportunidad a que brillen otros en su espacio y en su tiempo. Otros que al igual que tú, tendrán que hacer camino y brillar lejos. El mismo Cristo para poder vivir tuvo que viajar lejos, y de lejos volver para morir y abrirnos las puertas del cielo. No olvides una cosa hermano, hay que tener el mismo valor para irse como para quedarse y comenzar de nuevo. Patria se hace donde sea, porque Patria es saber lo suyo y amarle.

Las mejores cosas nacen en silencio y se desarrollan desde el silencio. El silencio es hijo de lo eterno, para el silencio, siempre hay tiempo...y para siempre el brillar.

"Lo que brilla con luz propia nadie lo puede apagar. Su brillo puede alcanzar la oscuridad de otras costas." - Pablo Milanés

CP Derechos Reservados Publicado por Chadys Pagán, Ph.D